20 C
Aguascalientes
domingo, junio 23, 2024

Prueba del MHero-1: el todoterreno que elegiría Batman sin dudarlo

Normalmente, Batman combate a los malos en la jungla urbana. Pero si necesitara ir al campo, desde China ahora le proporcionarían el coche adecuado: probamos el MHero-1.

La movilidad eléctrica llena más que nunca el gabinete de curiosidades. Más aún, desde que los chinos están fuertemente involucrados. Porque aunque la mayoría de los coches eléctricos que vienen de ese país son SUV más o menos aerodinámicos, también proponen de vez en cuando algunas creaciones espectaculares.

Como respuesta al Hummer eléctrico, la Clase G de Mercedes con tecnología EQ y el buque insignia de BYD, el Yangwang U8, pronto llegará el próximo shock eléctrico desde China: el MHero-1.

Llegará en otoño

En Suiza, la venta del héroe de la familia Dongfeng ya ha comenzado a precios a partir de aproximadamente 150.000 euros; en el resto de Europa debería comenzar en otoño y probablemente tengamos que contar con un pequeño recargo.

Con cinco metros de largo y diseñado como una Clase G con anabolizantes, este tanque ostentoso es una mezcla de Hummer y el Tesla Cybertruck y aterroriza a los conductores de coches pequeños: con una cara malvada, una mirada penetrante, mejillas anchas y bordes afilados como navajas, se postula como el Batmóvil y parece querer evitar el fin del mundo por sí solo.

Raíces militares

Sin embargo, este aspecto marcial no es casual. Porque al igual que el Hummer ganó su fama en la guerra del desierto, el MHero-1 también tiene raíces militares. Al fin y al cabo, la empresa matriz Dongfeng es un importante proveedor del ejército chino, y equipa el MHero-1 con camuflaje y extras como un lanzador de clavos, con el que los perseguidores pueden ser detenidos al mejor estilo Bond.

Motor

Pero el MHero-1 no solo eclipsa a la competencia en diseño, sino que también su tecnología de propulsión deja obsoletas muchas convicciones: cuatro motores de 272 CV y 350 Nm cada uno le aseguran un total de 1.088 CV, colocándolo en la pole position en terrenos accidentados. Y en asfalto liso, esos 1.400 Nm son suficientes para una aceleración de 0 a 100 km/h en 4.2 segundos y una velocidad máxima de 180 km/h. Especialmente cuando uno recuerda sus más de tres toneladas de peso en vacío, es cuando se queda boquiabierto.

El hecho de que el MHero-1 sea tan pesado se debe en parte a su tamaño y construcción robusta. Pero también a la enorme batería CTL, que hace posible tal hazaña. Con un récord de 142 kWh, los chinos han equipado al coloso con una autonomía nominal de 450 kilómetros.

Prueba del MHero-1 morro

Porque eso podría ser un poco escaso para verdaderas aventuras y en la naturaleza no hay estaciones de carga, también ofrecen el MHero-1 en casa con un “rage extender”. Probablemente desearemos lo mismo cuando llegue a nosotros, ya que con una capacidad de carga máxima de 11 kW en corriente alterna y 100 kW en corriente continua, las paradas en boxes pueden ser exasperantemente largas.

Comportamiento

Mientras que el MHero-1 con su suspensión neumática se conduce en la carretera como una alfombra mágica, y con la dirección del eje trasero y un radio de giro de poco más de diez metros parece sorprendentemente manejable para un coloso así, su gran momento llega cuando nos lanzamos al barro (literalmente). 

Porque el tanque chino no es un fanfarrón, sino un aventurero: con solo presionar un botón, la distancia al suelo aumenta diez centímetros hasta los 34 y la profundidad de vadeo casi alcanza un metro. Los diferenciales delanteros y traseros bloquean mecánicamente los ejes cuando es necesario, y cinco programas de terreno, desde nieve hasta arena, configuran la electrónica en consecuencia.

Prueba del MHero-1 zaga

Así, el MHero-1 atraviesa heroicamente baches hasta la rodilla, trepa lo que le eches (hasta escaleras) y avanza obstinadamente por cualquier terreno boscoso. Y si no puede avanzar, también domina se desplaza lateralmente para salir del aprieto. 

Interior de lujo

Mientras el personal militar debe soportar estas aventuras en un entorno austero, el MHero-1 envuelve a sus ocupantes civiles en absoluto confort, los acomoda en asientos entronados y forrados con cuero suave y les rodea con nubes de perfume ionizado. Los cojines de aire masajean incluso a los pasajeros traseros y en el salpicadero parpadean tres enormes pantallas hasta el asiento del acompañante.

Pero con todo ese lujo, el MHero-1 no puede ocultar su origen militar. Al contrario: los diseñadores han hecho que los tiradores de las puertas parezcan pistolas, y donde en la Clase G se escucha el clásico “clonc” de una caja fuerte al cerrar, aquí suena como si un tirador estuviera disparando. Los chinos han entendido que esto puede ser un poco excesivo. Por eso, este efecto de sonido se puede desactivar en el menú.

Prueba del MHero-1 cockpit

Conclusión

Por supuesto, la propulsión eléctrica no justifica todos los excesos, y solo porque el MHero-1 sea eléctrico, no significa que sea razonable. Pero es un juguete perfecto para exhibicionistas y aventureros automovilísticos y, al mismo tiempo, una advertencia a marcas como Mercedes: incluso una Clase G ya no está segura con competidores chinos como este. Y lo que al país asiático le falta en estilo o tradición automovilística, lo compensa extravagancias… y potencia, mucha potencia. 

Leer mas

Leer más

Mas noticias

Verificado por MonsterInsights