29.4 C
Aguascalientes
domingo, junio 16, 2024

Si te parecía que T. rex tenía los brazos pequeños, mira a este dinosaurio

Un equipo de internacional de investigadores y paleontólogos (de Argentina, Estados Unidos o Hong Konmg), ha descubierto en la Formación La Colonia en la Patagonia central los restos de una especie carnívora llamada Koleken inakayali que vagaba por la Tierra -en lo que actualmente es Argentina- hace 70 millones de años. Lo que más llama la atención del fósil recientemente desenterrado, es que sus brazos son sorprendentemente cortos: tenía extremidades anteriores aún más pequeñas que las del «rey de los dinosaurios», Tyrannosaurus rex, algo que desafía nuestra comprensión de la vida prehistórica en América del Sur y plantea preguntas sobre la evolución de los terópodos abelisáuridos.

Se parece bastante al icónico Carnotaurus (que vivió probablemente hace entre 71 y 69 millones de año ) y que se hizo muy popular gracias a Jurassic World: el Reino Caído, aunque es un rasgo común de los abelisáuridos. Vivió en la misma línea temporal que el titanosaurio en miniatura Titanomachya gimenezi que fue anunciado también recientemente. Y, curiosamente, es sólo la segunda especie conocida de abelisáurido que habitaba la región en este momento, por lo que este hallazgo aporta información muy valiosa acerca de la diversidad de terópodos en esta zona durante el período Cretácico superior.

Nuevo depredador

Esta especie pertenecía a Furileusauria, un grupo de dinosaurios abelisáuridos derivados conocidos de América del Sur. “Los abelisáuridos (familia Abelisauridae) fueron los terópodos más abundantes durante el Cretácico tardío y se presentaron en todas las regiones de Gondwana, excepto en la Antártida y Australia, donde siguen siendo desconocidos”, explicó el paleontólogo argentino del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia y CONICET, Diego Pol, en su trabajo que ha publicado la revista Cladistics. «Se conocen principalmente de América del Sur, que tiene el mejor registro fósil de este grupo, así como de la India, el norte de África y Madagascar».

El fósil descubierto es un esqueleto parcial que incluye varios huesos del cráneo, casi todos los huesos de la espalda, una cadera completa, algunos huesos de la cola y dos patas casi completas, un botín bastante suculento teniendo en cuenta que podría haber sido una de las criaturas más grandes que jamás hayan existido sobre la faz de la Tierra.

Si te parecía que T. rex tenía los brazos pequeños, mira a este dinosaurioGabriel Díaz Yantén.

El nombre Koleken inakayali deriva del idioma del pueblo tehuelche de la región y hace referencia a la arcilla en la que se encontró el animal y al líder tehuelche Inakayal. Entre las características que detallan los investigadores en su estudio destacan diferencias anatómicas con respecto al famoso Carnotaurus, como el hecho de la inexistencia de los enormes cuernos frontales que destacan en estos terópodos que vivieron en América del Sur durante el período Cretácico superior.

«El holotipo se compone de un esqueleto parcial, que incluye elementos craneales, axiales y apendiculares, con un conjunto único de caracteres que lo distinguen de todos los terópodos conocidos. En particular, Koleken inakayali muestra varios rasgos anatómicos, especialmente en los huesos del cráneo, que lo diferencian de Carnotaurus sastrei, el único otro abelisáurido conocido de la Formación La Colonia», exponen los paleontólogos.

El artículo del equipo fue publicado en la revista Cladistics.Midjourney/Sarah Romero

Uso de los brazos

¿Para qué usaba Koleken sus pequeños brazos? Se desconoce. Sí que se cree que su compañero Carnotaurus (que era más grande que él), usaba sus extraños brazos y su cintura escapular para hacer girar destellos azules cuando intentaba impresionar a su pareja. ¿Servirían para el mismo fin las extremidades de Koleken? Algunas teorías apuntan a que estos mini brazos habrían tenido la función de no entorpecer el camino de la gigantesca mordida de los carnívoros. Aunque es solo una teoría. Este descubrimiento enriquece nuestra comprensión de la diversidad y adaptación de los dinosaurios antes del evento de extinción masiva.

«Este hallazgo amplía significativamente nuestro conocimiento sobre los terópodos abelisáuridos en la Patagonia justo antes del evento de extinción masiva», aclara Pol, enfatizando la importancia de Koleken inakayali para comprender la trayectoria evolutiva de estos dinosaurios únicos.

Los fósiles fueron encontrados en la Formación La ColoniaMidjourney/Sarah Romero

El primer dinosaurio fue bautizado hace unos 200 años, y posteriormente los paleontólogos han identificado innumerables tipos de especies basándose en fósiles que se han ido descubriendo por aquí y por allá, a lo largo de todo el mundo. Pero aún queda mucho por encontrar y conocer respecto al pasado prehistórico de nuestro planeta.

«La incorporación de Koleken inakayali a la fauna de la Formación La Colonia continúa demostrando que la Formación se encuentra entre las unidades rocosas con dinosaurios del final del Cretácico más importantes del mundo», concluyó Ian Miller, coautor de la investigación.

Nuevas especies proporcionan nuevos conocimientos sobre la era de los dinosauriosMidjourney/Sarah Romero

Referencias: 

  • Diego Pol et al. A new abelisaurid dinosaur from the end Cretaceous of Patagonia and evolutionary rates among the Ceratosauria. Cladistics, published online May 21, 2024; doi: 10.1111/cla.12583
  • Cerroni, M., Canale, J., & Novas, F. (2020). The skull of Carnotaurus sastrei Bonaparte 1985 revisited: insights from craniofacial bones, palate and lower jaw. Historical Biology, 33, 2444 – 2485. https://doi.org/10.1080/08912963.2020.1802445.
  • Hendrickx, C., & Bell, P. (2021). The scaly skin of the abelisaurid Carnotaurus sastrei (Theropoda: Ceratosauria) from the Upper Cretaceous of Patagonia. Cretaceous Research, 128, 104994. https://doi.org/10.1016/J.CRETRES.2021.104994.

Leer mas

Leer más

Mas noticias

Verificado por MonsterInsights