19 C
Aguascalientes
domingo, junio 23, 2024

Sanlúcar de Barrameda: el puerto clave en el Descubrimiento de América y la Primera Vuelta al Mundo

Enclavada en la desembocadura del río Guadalquivir, Sanlúcar de Barrameda ha sido un puerto estratégico desde tiempos inmemoriales. Con su historia arraigada en las antiguas tradiciones fenicias y su consolidación durante la Reconquista, Sanlúcar emergió como una pieza clave en el tablero de la exploración global. Desde aquí, Cristóbal Colón zarpó en su tercer viaje hacia el Nuevo Mundo, y fue el punto de partida y regreso de la histórica expedición de Magallanes y Elcano, la primera en circunnavegar el planeta. Este pequeño pero significativo pueblo gaditano es, sin duda, uno de los epicentros de la historia marítima mundial.

Descripción de la imagen

De los fenicios al Nuevo Mundo

Los orígenes de Sanlúcar de Barrameda se remontan a la Antigüedad, cuando marineros fenicios, atraídos por su ubicación privilegiada, establecieron un templo dedicado a Astarté, evidenciando el temprano intercambio comercial en su puerto natural. Más tarde, durante la dominación musulmana, el asentamiento se fortificó con la construcción del «Castillo de las Siete Torres», un bastión que protegía la vital desembocadura del Guadalquivir.

En el crepúsculo de la Reconquista, Guzmán el Bueno, recibió Sanlúcar como donación del rey Sancho IV en 1297, en reconocimiento a sus valientes servicios. Esta transferencia marcó el inicio de una era en la que la villa estuvo bajo el señorío de los Guzmanes, luego Duques de Medina Sidonia. Este linaje nobiliario no solo perpetuó la tradición marítima de Sanlúcar, sino que también cimentó su estatus como un puerto de trascendental importancia durante los siglos venideros.

Vista de Sanlúcar en 1567 dibujada por Antonio de las Viñas. Wikimedia

Sanlúcar, puerta de América

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, Sanlúcar de Barrameda ascendió rápidamente como un puerto esencial en la ruta atlántica. Desde sus costas, Cristóbal Colón partió en su tercer viaje hacia las Américas en 1498, consolidando a Sanlúcar como una puerta de acceso al nuevo mundo descubierto. Sin embargo, su papel más célebre en la historia de la exploración se cimentó cuando Fernando de Magallanes eligió este puerto en 1519 para iniciar la audaz expedición que culminaría en la primera circunnavegación del mundo bajo el mando de Juan Sebastián Elcano.

Durante el siglo XVI, bajo el auspicio de los Duques de Medina Sidonia, Sanlúcar experimentó un auge económico sin precedentes. El fomento del comercio transatlántico transformó la localidad en un bullicioso centro de actividad económica y social. La aristocracia y los comerciantes florecieron, y el puerto se convirtió en un crucial punto de encuentro entre Europa y América, manejando una significativa parte del flujo de riquezas que cruzaba el Atlántico.

Este período de prosperidad se vio reflejado en el desarrollo urbano y cultural de Sanlúcar, con la construcción de palacios y casas señoriales que dotaron a la ciudad de un aire de grandeza y opulencia. La influencia de los Duques de Medina Sidonia no solo reforzó la infraestructura marítima y comercial, sino que también elevó el estatus social y político de Sanlúcar en el contexto global de la época.

Escudo de los Guzmanes en la Iglesia de Nuestra Señora de la O, Sanlúcar de Barrameda. Hispalois / Wikimedia

Cesión de protagonismo a Cádiz

A medida que el siglo XVII avanzaba, Sanlúcar de Barrameda sufrió un declive gradual. La decisión de trasladar la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz en 1717 marcó un punto de inflexión, desviando el flujo comercial vital y relegando a Sanlúcar a un papel marginal en la ruta transatlántica. Este cambio tuvo un impacto significativo en la economía local, sumiendo a la ciudad en un período de estancamiento que duró hasta el siglo XIX.

El renacimiento de Sanlúcar llegó con la llegada de los Duques de Montpensier en el siglo XIX, quienes, seducidos por su encanto, establecieron su residencia estival en la ciudad. Su presencia revitalizó la vida social y cultural, atrayendo a la aristocracia y la burguesía. Paralelamente, la industria bodeguera comenzó a florecer, impulsando nuevamente la economía local. Las bodegas de Sanlúcar, especializadas en la producción del distintivo vino de Manzanilla, dieron nueva vida y proyección internacional a la ciudad, consolidando su renacimiento económico y cultural.

Sanlúcar y la Primera Vuelta al Mundo

Sanlúcar de Barrameda desempeñó un papel fundamental en la Primera Vuelta al Mundo, un hito marcado por la expedición de Magallanes y Elcano que redefinió la comprensión global. Esta localidad no solo sirvió como puerto de partida el 20 de septiembre de 1519, sino que también fue el punto de retorno, cuando los supervivientes de la ardua travesía regresaron a España en 1522, completando así la primera circunnavegación del globo.

Antonio Pigafetta, el cronista de la expedición, documentó meticulosamente el rol crucial de Sanlúcar. En sus escritos, destacó que «Sanlúcar es el puerto que da al Océano», identificándolo explícitamente como el último bastión de Europa hacia el Nuevo Mundo y el primero en recibir a los navegantes a su regreso. Pigafetta también narró cómo desde Sanlúcar, «todas las mañanas se bajaba a tierra para oír misa en la iglesia de Nuestra Señora de Barrameda», subrayando la importancia espiritual y logística del puerto en la preparación y ejecución de la expedición.

La importancia histórica de Sanlúcar en la ruta marítima global es a menudo subestimada, pero documentos de la época, como las cartas de Juan Sebastián Elcano y las respuestas del rey, que comienzan mencionando Sanlúcar, reafirman su estatus indispensable. La relevancia de este enclave se extendió más allá de un simple punto de escala; fue un verdadero centro neurálgico de la logística y administración marítima española.

Reivindicar el papel de Sanlúcar en la historia marítima no solo es reconocer su contribución a la primera circunnavegación del mundo, sino también valorar su influencia continua en los siglos de exploración que moldearon el mundo moderno.

Vista actual de Sanlúcar y la desembocadura del Guadalquivir. Hispalois / Wikimedia

Sanlúcar de Barrameda, más que un mero espectador, ha sido protagonista clave en los capítulos decisivos de la historia marítima. Su puerto, testigo del vaivén de exploradores y aventureros, ha jugado un papel esencial en acontecimientos que redefinieron nuestro mundo. Este enclave conectó continentes y fue cuna de la primera circunnavegación del globo. Reconocer y valorar la importancia histórica de Sanlúcar es crucial para comprender cómo un pequeño puerto en la costa de Cádiz ayudó a dar forma al mapa global y al legado cultural que compartimos hoy.

Referencias:

  • Díaz-Trechuelo, M. L. 1997. Sanlúcar de Barrameda: antesala de América. De puntillas por la historia, 77-88.
  • Pigafetta, A. 2019. La primera vuelta al mundo: relación de la expedición de Magallanes y Elcano. Alianza. 

Leer mas

Leer más

Mas noticias

Verificado por MonsterInsights